La obra de Jesús Reigosa no es una representación de la naturaleza porque proviene de ella misma, como una disciplina espontánea, un accidente controlado. Este monje zen urbano crea objetos útiles y bellos con una técnica de talla de madera ausente de artificios y emparejada con la virtud.

Como dijo Bokuyo Takeda “La belleza sola es insuficiente; culmina sólo si está unida al sentimiento justo..”

VÍDEO

“La actividad del artista no consiste en imitar lo existente diverso en la Creación, sino en reproducir el acto mismo por el cual la Naturaleza crea. La creación artística es un proceso idéntico al de la creación del Universo; uno y otro se realizan paralelamente”

Shih T’ao